Identificación y fortalecimiento de centralidades urbanas. El caso de Quito

Muchas ciudades latinoamericanas experimentan un crecimiento territorial desbalanceado en el que coexisten áreas muy dinámicas con otras fuertemente rezagadas en términos sociales y económicos, habitualmente localizadas en la periferia urbana. Ese desbalance se refleja en un suministro de servicios, empleos, áreas verdes, espacios públicos y comunales, así como en usos de suelo, que son muy desiguales para diferentes áreas de la urbe y que no necesariamente están correlacionados con la localización de la población. Esta situación crea, para la ciudad como un todo, varias ineficiencias e inequidades, a la vez que limita sus posibilidades de alcanzar un desarrollo más armónico y eficiente; las necesidades de desplazamiento motorizado se incrementan, surgiendo problemas de congestión que se traducen en pérdidas de tiempo y productividad, y contaminación ambiental. Como una de las respuestas a este tipo de crecimiento expansivo de baja densidad de ocupación del territorio urbano (urban sprawl), nuevos centros urbanos o centralidades comienzan a surgir dentro de las ciudades. La consolidación, ordenamiento y fortalecimiento de estas centralidades requiere el apoyo de una adecuada planificación urbana y el impulso de inversiones estratégicas, tanto del sector público como del privado. Sin embargo, la respuesta práctica a este proceso requiere responder una serie de preguntas ¿Cómo se puede definir e identificar una centralidad y un sistema de centralidades? ¿Existen diferentes tipos de centralidades con roles y potencialidades diferentes? ¿Cómo se define una estrategia de fortalecimiento de centralidades en un contexto de fallas de planificación y recursos públicos escasos? ¿Cómo priorizar en qué centralidades se debe comenzar a intervenir? ¿Qué tipo de intervenciones son las prioritarias y cuáles las que tendrán mayores efectos detonantes? Esta nota técnica trata de dar respuestas a estas preguntas a partir del trabajo realizado por la Alcaldía de Quito y el BID para la preparación del Programa de Fortalecimiento de Centralidades Urbanas de Quito.