Nuevas teorías del crecimiento económico: una lectura desde la perspectiva de los territorios de la periferia

Resumen:

Desde sus orígenes, las políticas orientadas a promover el desarrollo regional han estado vinculadas a algún modelo o teoría del crecimiento económico. Estas teorías recibieron su mayor impulso luego de la crisis del 29, bajo el influjo del pensamiento keynesiano. La crisis capitalista de mediados de los 70 marca el agotamiento de esta corriente y la renovada influencia de los modelos neoclásicos que postulan que el libre juego de las fuerzas del mercado asegura una mayor eficiencia económica y, por tanto, la evolución hacia una inevitable convergencia interregional. En la medida que la realidad no ha validado las optimistas previsiones de estos modelos, desde el mismo corazón de la escuela neoclásica se gesta una nueva explicación sobre el crecimiento económico: este estaría condicionado básicamente por la acumulación de capital físico, capital humano y  conocimientos, donde ésta puede explicarse por decisiones endógenas estimuladas por la ganancia. En ese contexto, en lo esencial, las políticas públicas deben buscar establecer un entorno macroeconómico propicio para estimular la acumulación endógena de los factores que promueven el crecimiento. A la luz de este “nuevo” diagnóstico y de su respectiva terapia, el futuro de los territorios de la periferia no aparece promisorio. Numerosos “hechos estilizados” muestra que las tendencias dominantes favorecen a quienes tienen una historia productiva que les asegura una mayor fertilidad territorial inicial. Bajo esta perspectiva no parece fácil revertir el cuadro ofrecido por el nuevo mapa internacional en el que la coexistencia de territorios ganadores y de territorios perdedores parece inexorable.