¿Tiene solución la ciudad?

Resumen:

La hipótesis principal es que el crecimiento conduce inexorablemente a un rendimiento económico continuamente menguante, lo que nos coloca en una situación paradójica: siendo la economía un «juego de suma cero», sostener y acrecentar la riqueza monetaria de las poblaciones ya ricas requiere cada vez más esfuerzo, es cada vez más difícil, requiriendo mayores poblaciones que explotar a la vez que mayor transporte a fin de ampliar mercados, extraer recursos a mayores distancia, etc. Y puesto que la jerarquía mundial de conurbaciones, desde las denominadas ciudades globales hasta las megalópolis del Tercer Mundo, forman la máquina clave que sustenta el crecimiento; las conurbaciones se han ido transformando en los nodos fundamentales de la red de flujos y en el espacio del conflicto. Y nada, salvo el decrecimiento, puede modificar esa transformación.